Ante las declaraciones de funcionarios del Ministerio de Seguridad de Santa Fe, APROPOL sale al cruce de quienes tratan de minimizar las responsabilidades del propio Estado incapaz de garantizar un programa de protección de testigos. 
 
En efecto a la afirmación del el jefe de Investigación Criminal el NO POLICÍA Rolando Galfrascoli publicada hoy de que "A Cejas lo mataron por poner el pecho por su hijastro", nuestra entidad hace su publico su profundo rechazo a cualquier excusa que los releve al Estado y a los funcionarios del actual gobierno de la responsabilidad por la falta de seguridad acorde a de nuestro malogrado compañero el suboficial Pablo Cejas, asesinado de mas de veinte disparos en una zona donde bandas de narcotráfico con total impunidad manejan el territorio y donde estos hechos se ven a diario sin que se tomen medidas acordes.
 
Cejas todos lo sabíamos y el también adelanto en su cuenta personal de Facebook lo que sucedería, sin embargo y mas allá de estar acogido al “Programa de Protección de Testigos” no quisieron o no supieron protegerlo adecuadamente. Pablo dijo: “Si algo me pasa busquen los responsables en el Ministerio de Seguridad”
 
Afirmamos que Pablo “fue entregado en bandeja” a sus asesinos porque era obvio que querían matarlo, de hecho meses atrás había recibido dos disparos del que lo salvaron su chaleco antibalas (por los cuales durante años luchamos y reclamamos) y fue en medio de una de sus primeras denuncias relacionada con la complicidad de funcionarios públicos con bandas narcos, la misma relación que hace posible el escandaloso panorama que vemos en toda la provincia donde se vende drogas como chupetines y este es el mensaje peor que hacen llegar a quienes pretendan “sacar los pies del plato de este negocio”.
 
Luego vino una etapa de crisis  de nuestro compañero, producto del abandono y la agresión institucional urdida desde esos mismos sectores que lo llevaron a intentar suicidarse. No contento con ello lo desarmaron (Cejas estuvo sin su arma reglamentaria meses enteros) y lo dejaron sin atención medica acorde a su situación.
 
¡A CEJAS LO MATARON DOS VECES!
 
La PRIMER MUERTE DE CEJAS que fue el abandono total y su persecución institucional que derivo previsible e inevitablemente en ese contexto en su fusilamiento.
 
Luego devino su SEGUNDA MUERTE, la que tratan de minimizar, de sepultar para siempre en la conciencia colectiva y que asistimos en cada día que pasa y en cada declaración de los responsables de su custodia.
 
Es por ello que los razonamientos de estos funcionarios son funcionales al asesinato, a la impunidad y a corrupción cada día mas adentrada.
 
Mientras tanto y para no dejar dudas de que hablamos decimos que en cada lugar denunciado por nuestro compañero se sigue vendiendo estupefacientes como caramelos y nada se hizo contras ello, llegándose a tal punto que el cura párroco de la mismísima Catedral capitalina el Padre Javier González denuncia públicamente que en la Plaza 25 de Mayo frente a la gobernación y debajo del despacho del gobernador venden drogas a cuatro manos.
 
¿De eso opina Galfrascoli? ¿De eso quieren hablar los funcionarios? 
 
APROPOL Noticias