El único anuncio del gobernador en el acto oficial por la creación de nuestra policía provincial trajo a coalición el marco de total improvisación con que se ha plasmado la gestión de seguridad publica desde 2007 con el sello del socialismo. SOMOS LA ÚNICA POLICÍA EN EL MUNDO SIN EDIFICIO PARA SU JEFATURA.
 
 
La afirmación de Lifschiftz de que “cumplirá la promesa que le hiciera al Jefe de Policía de devolver el edificio de la antigua Jefatura de Policía” es la muestra mas cabal de lo que afirmamos, es decir después de DESTRUIR a la institución resignándola a la precariedad edilicia mas absoluta llevándola al borde de la pretendida humillación pareciera se han dado cuenta de ello.
 
Hoy esta nueva promesa incluye la “construcción de un nuevo edificio para el Ministerio de Seguridad provincial” y nos preguntamos ¿Diez años después se dieron cuenta que si crean un ministerio necesitan una sede?
 
Todos sabemos que cuanto menos estas promesas son de dudoso cumplimiento ya que la sola elaboración del proyecto y la concreción son una tarea que no admite mas improvisaciones y si uno lo ve en el contexto de hospitales paralizados y tantas otros anuncios inconclusos esto no es una cuestión improbable.
 
A tal punto llega esto que teniendo mas de 200 millones de pesos presupuestados para compra de uniformes y equipos en el Presupuesto 2017 (que se esta ejecutando) ni siquiera fueron hábiles para organizar en tiempo y forma adecuada la correspondiente licitación.
 
Finalmente y si ademas del impulso “licitatorio” al compás de los sobreprecios que se denuncian y que son palpables hay algo de “arrepentimiento” por el daño a la Policía como institución fundamental para la vida comunitaria, deberían ir pensando en devolver también la antigua Jefatura de la Unidad Regional II Rosario que si bien su despojo fue obra del entonces mandatario Jorge Obeid, su espíritu político anidó en el actual con muchos bríos. 
 
APROPOL Noticias