Rosario – El 1º de Enero, ni bien comenzaba este año a las 04:00 horas nos dejaba físicamente un emblema de la policía rosarina, un hombre que con su simpleza pero con gestos elocuentes nos puso en las mejores tapas de diarios. Nos dejaba “Aguerito buenito”.
 
Por Alberto Martínez
 
El Suboficial Mayor (R ) Ramón Agüero es dueño de una historia profesional realmente encomiable, un tipo que ha demostrado principios que supo sostener en momentos donde quizás muchos hubiésemos tambaleado. Cuenta la historia que estando en un banco rosarino encuentra un artefacto explosivo de alto poder y por su propia iniciativa “lo desactiva” y entrega a la Brigada de Explosivos cuando llega al lugar (cosa que no recomendamos hacer obviamente pero que no lo releva del grado de valentía que demostró).
 
No solo esa circunstancia nos llevó a el y a todos los policías a las tapas de los diarios del país cuando nos volvió a sorprender cuando “devolvió las suma de  U$S $ 360.000 (dólares) que encontró en la caja de un banco donde hacia adicionales.
 
“Aguerito” había nacido el 4 de Julio de 1946 y presto más de 35 años de servicios impecables en la Policía de la Provincia de Santa Fe. Sus restos fueron velados en Casa Bonino (O. Lagos 3302) y descansan en el Cementerio La Piedad.
 
Quienes lo recordamos y tuvimos la oportunidad de cruzarnos en algún servicio o simplemente en la “mutual de Gustavo” (Asociacion Mutual Familia Policial) de calle Moreno 539 donde concurríamos a menudo, creo que lo podemos definir como un tipo respetuoso, amable y con una eterna sonrisa que lo distinguía.
 
Precisamente esa cosecha de amigos que tuvo nos lleva a esta evocación que debo decir es no solo de nuestro agrado y misión sino también impulsada por Gustavo Flores (nos permitió una foto del compañero que agradecemos) quien nos dio la triste noticia.
 
Sin dudas "Aguerito" es un ejemplo para generaciones presentes y venideras y no lo olvidamos.
 
Rogamos por su alma y eterno descanso.
 
APROPOL Noticias