Santa Fe -  Otro valeroso cuadro de la Policía de la Provincia de Santa Fe que en marzo de 2016, se enfrentó a tiros, con un delincuente que acababa de asaltar una rotisería.
 
Este no es un caso CHOCOBAR!!
 
Por el Dr. Marcos Barceló
 
Este bravo policía, se trabó a tiros con un asesino, durante tres cuadras consecutivas, recibiendo disparos, a escasa distancia. 
 
El tipo pudo haberse hecho le distraído (lo que mas conviene hoy), pero no, allá fue, honrando su uniforme y su juramento de servir a la comunidad, a tirotearse con el criminal, poniendo su integridad y su vida en juego, sin dudarlo. 
 
La misma situación que la de los policías de la costa; un caso que se reflota un año después, un testigo que aparece misteriosamente, con un frondoso prontuario, el mismo Fiscal, Ezequiel Hernández, los mismos funcionarios de asuntos internos, la misma endeblez probatoria que el caso de los seis policías, un testigo de imposible credibilidad; procedimientos de dos o tres años atrás que son reflotados para fundar la prisión preventiva.
 
Este valiente policía, está preso por el testimonio de un delincuente, que aparece un año y medio después de acaecido el hecho. 
 
El caso fue en la noche del viernes 11 de marzo del 2016. 
 
Alarcón se dirigió hasta una rotisería ubicada en Belgrano entre Bulevar y Balcarce. Allí sacó un revólver y pidió el dinero de la caja. 
 
Tras la tensa situación, una de las propietarias accionó el botón de pánico por lo que llegó inmediatamente un patrullero con dos agentes –uno de ellos era Emiliano Navarro– de la Comisaría 3ª.
 
Alarcón huyó del lugar y antes de ser interceptado por los policías sacó su arma y disparó contra los mismos. 
 
El caos se hizo se sentir en los restaurantes ubicados por Belgrano entre Bulevar y Castellanos.
La secuencia continuó por Castellanos, donde, continuaron los cruces de disparos. 
 
Al llegar a calle Las Heras, Alarcón dobló en sentido norte hasta Maipú. 
 
Al llegar a la esquina siguió en sentido este y a mitad de cuadra fue interceptado por un disparo de Navarro, el cual ingresó por la zona del temporal derecho.
 
Alarcón quedó tirado en el suelo y fue inmediatamente trasladado al hospital José María Cullen, lugar en donde, cuatro horas después, se constató su fallecimiento.
 
Un año después del suceso, el padre de Alarcón se presentó en el Centro de Asistencia Judicial (CAJ) para denunciar que a su hijo lo mataron cuando el mismo intentaba entregarse a la fuerza policial.
 
Con el paso de los meses, apareció un testigo –A. D.– quien narró otra versión de los hechos, y que fue contraria a la plasmada en los registros oficiales del suceso. 
 
A partir de ese testimonio, el caso fue investigado por los fiscales del Ministerio Público de la Acusación (MPA), Ezequiel Hernández y Cristina Ferraro.
 
Y qué hace Hernández? La gran Hernández!!
 
Le suma al caso de un año y medio atras, otro del 2014, en que unos cacos que fueron esposados en un procedimiento, denunciaron a los policías y Hernández les imputa tres años después  … PRIVACION ILEGITIMA DE LA LIBERTAD!!!
 
El día 19 de septiembre de 2017, se pidió la captura de Navarro y fueron los efectivos de Asuntos Internos quienes lo aprehendieron. 
 
Un día después, fue imputado en tribunales por homicidio calificado por el uso de arma de fuego. Dos días después, el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Octavio Silva, ordenó que permanezca detenido, con prisión preventiva, hasta que se realice el anticipo de prueba de parte del testigo clave, antes de que se desarrolle el juicio. 
 
Dicha medida fue solicitada por los fiscales del caso ante una eventual situación de que el testigo sufra algún tipo de represalia.(la estúpida excusa, me suena conocida)
 
(*) Abogado defensor
 
APROPOL Noticias