Rosario - Un policía fue absuelto por la Cámara Penal en una causa en la que lo acusaron de detener en forma arbitraria a un joven y golpearlo. 
 
El hecho ocurrió en marzo de 2015 en Villa Constitución. Se había incendiado un auto, a metros estaban dos jóvenes. La versión oficial dice que el muchacho se negó a retirarse a pesar del peligro que había en el lugar. Pero en el acta policial figuró que su detención se produjo en la puerta de un boliche. El policía fue acusado de detener ilegalmente al muchacho, privarlo ilegítimamente de la libertad, golpearlo y falsear el acta policial. El caso llegó a juicio y el uniformado del Comando Radioeléctrico recibió una condena a 2 años de prisión condicional y 4 de inhabilitación pero la Cámara Penal dio vuelta la decisión.
 
En 2015 Hugo A. prestaba servicios en el Comando Radioeléctrico de Villa Constitución. El 21 de marzo de ese año Mauricio y un amigo comían un pancho en San Martín y 14 de Febrero, de aquella localidad. A unos metros ardía un auto. Según la acusación, llegó la Policía. Al mando de la patrulla estaba Hugo A. y les dijo que se fueran. Mauricio se negó. Lo esposó y lo subió a la cajuela de la chata policial donde lo golpeo, según la Fiscalía. A seis cuadras del lugar se produjo otra detención. Varias personas marcharon presas por una pelea en la puerta en boliche. En el acta no aparecen los detalles de la detención de Mauricio. Todos aparecen arrestados por la gresca.
 
El uniformado fue condenado en 2 años de prisión condicional y 4 e inhabilitación por la jueza de San Lorenzo Griselda Strólogo bajo los cargos de privación ilegítima de la libertad, vejaciones, abuso de autoridad y falsedad ideológica. Su defensor apeló el fallo y los vocales Bibiana Alonso, Georgina Depetris y Carlos Carbone revocaron la decisión de Strólogo.
 
Para los vocales hubo dos momentos, el primero es un incendio de un auto en calle San Martín a metros de donde estaba la víctima. Allí la Policía intentó despejar la zona pero algunas personas se resistieron, afirman. El segundo momento es una pelea en el boliche La Mega, dónde algunos corrieron y al toparse con la policía, tiraron piedras y botellazos, dice el fallo.
 
Para los vocales los hechos se produjeron casi al mismo tiempo y a poca distancia. Hay filmaciones de cámaras de seguridad y de ellas no surge exceso policial, dicen. Los camaristas entienden que no hay certeza en la comisión de delito de privación ilegítima de la libertad por parte del uniformado, Entienden que la detención de Mauricio se produjo a fin de evitar disturbios mayores y su resistencia provocó su caída y el golpe.
 
No se probaron los maltratos, molestias, humillaciones o padecimientos por parte de la víctima. En cuanto a los datos falsos, para la Cámara no quedó claro si fue un acto doloso. Al declarar ante el fiscal Hugo A. habla de un error en el acta, por el nerviosismo del momento pudo haberse confundido, declaró. Con estos argumentos los vocales absolvieron al uniformado por el beneficio de la duda.
 
Fuente: El Ciudadano