Rosario - Tenía 22 años y lo hallaron malherido junto a la Circunvalación. La policía lo llevó a un hospital, fue detenido en la sub 21ª y de vuelta al hospital falleció.
 
La hipótesis de la muerte por violencia policial comenzó a desvanecerse en el caso de Sergio Giglio, el muchacho de 22 años que recibió una feroz golpiza la noche del lunes 19 de marzo en cercanías del supermercado Carrefour de avenida de Circunvalación y Jorge Newbery y falleció el sábado por una hemorragia intracraneana tras haber estado detenido en la subcomisaría 21ª.
 
Ayer, en una rueda de prensa, el fiscal de la Unidad de Homicidios Adrián Spelta informó que las heridas que terminaron con la vida de Giglio "fueron previas" a que quedara bajo custodia de personal policial. "Giglio fue víctima del ataque de un civil que lo golpeó luego de que el fallecido lesionara a su hijo de seis años", expresó el funcionario. Y sostuvo que "el agresor del joven denunció que circulaba en una moto junto a su esposa y su hijo cuando Giglio le arrojó un objeto contundente que impactó en el niño" y con el presunto intento de detenerlo para robarle. Al ver a su hijo ensangrentado, el motociclista golpeó a Giglio sin medir consecuencias.
 
Hechos a evaluar
 
Salvador Vera, el abogado que representa a la familia de Sergio Giglio, se acercó ayer al mediodía a la Fiscalía de Homicidios para interiorizarse del caso. El abogado, que participa como querellante de familias que han denunciado violencia institucional (como los casos de Franco Casco, Gerardo "Pichón Escobar" y Jonathan Herrera, entre otros) dio su punto de vista sobre el caso. "El martes vamos a tener, junto a los familiares de Sergio, una reunión con el fiscal Spelta para analizar las actuaciones. Sabemos que el agresor civil está identificado. Valoraremos también si hubo eventuales responsabilidades del cuerpo médico del hospital Eva Perón de Granadero Baigorria respecto a la prontitud para dar el alta a una persona que padecía al menos una fractura en su cráneo", dijo Vera.
 
Y sobre la responsabilidad de los policías que actuaron en el caso, los de la Patrulla de Acción Táctica (PAT) que llevaron a Giglio al Eva Perón y los de la sub comisaría 21ª que lo llevaron del hospital bajo custodia, dijo que "tomamos registros fotográficos de los testimonios de los policías que intervinieron pero no hubo tiempo de valorarlos. Después de que los médicos le dieron el alta médica (a Giglio) quedó bajo custodia policial. Salió del hospital caminando y esposado y fue llevado a la sub 21ª. Pocos después fue reingresado descompensado y quedó internado hasta su muerte. Queremos saber qué pasó en esos minutos: entre el momento en que recibió el alta médica, fue llevado a la sub 21ª y reingresado al hospital", cuestionó el abogado.
 
Spelta, por su parte, indicó que "las heridas que fueron reportadas por el preinforme de autopsia de Giglio son compatibles que las lesiones que se registraron en la tomografía computada que se le realizó en su primer ingreso al Eva Perón. Lo que lleva a inferir que luego de ser reingresado (por la descompensación en la seccional) no presentaba nuevas lesiones", indicó el fiscal.
 
De regreso a casa
 
Sergio Giglio tenía 22 años, una joven pareja y una nena de 3 años. Trabajaba como albañil y el lunes 19 de marzo salió de su casa de barrio Rucci a las 5 de la mañana para ir a trabajar. Su familia indicó que esa tarde, a las 18, su patrón lo dejó junto a un compañero de trabajo en Juan José Paso y Circunvalación para tomara el colectivo e ir a su casa. Luego llamó a Mirta, su madre, para indicarle que se retrasaría hasta alrededor de las 22. Como no llegó, su familia hizo la denuncia de su desaparición pasada la medianoche del lunes.
 
Allí se anoticiaron de que Sergio había sido encontrado por la policía brutalmente golpeado cerca del hipermercado Carrefour, había sido atendido en el Eva Perón de Baigorria y que tras recibir el alta médica había quedado preso. Luego de eso había sido reingresado en estado grave al mismo hospital.
 
En ese marco Spelta puso luz a los minutos de la vida de Giglio que su familia desconocía. El fiscal indicó que alrededor de las 20.50 el hombre estaba sobre la colectora de Circunvalación entre Alberti y Pujato, frente al hipermercado Carrefour, a unas 20 cuadras del lugar donde lo dejó su patrón. Allí un llamado al 911 había alertado que un motociclista que circulaba con su esposa e hijo había sido atacado con un objeto contundente. "El objeto le pega al nene de 6 años que sufre corte en una oreja y suturado con tres puntos en el Policlínico San Martín", dijo el fiscal. Todo lo relacionado al incidente en el que fue golpeado Giglio sólo se conoce debido a la denuncia realizada por la esposa del motociclista y su posterior comparecencia ante el fiscal.
 
Al llegar agentes de la PAT al lugar hallaron a Giglio brutalmente golpeado en la cabeza. "Tenía fracturada la órbita de su ojo derecho", explicó Spelta. Los policías solicitaron una ambulancia del Sies y la escoltaron al Eva Perón. Allí a Giglio se le realizaron análisis y una tomografía computada en la que se observan lesiones, la más importante es una fractura orbital en el ojo izquierdo que le provocó una hemorragia intracraneana. Por eso fue atendido por unas horas, pero luego se le dio el alta con advertencia de que se acerque a la guardia si sentía mareos, vómitos o trastorno de salud", explicó Spelta. "Según lo que hemos averiguado no es anormal que los médicos tomen ese temperamento con pacientes con esa patología", indicó.
 
Respecto a si el alta médica podría haber incidido en la muerte de Giglio y si sospecha que la víctima podría haber sido golpeada luego de recibir el alta médica, Spelta dijo: "Las lesiones que se le constatan desde un primer momento son las mismas que tenía cuando falleció, las fracturas ya se pudieron constatar en el primer ingreso al nosocomio, es decir no se puede constatar que haya lesiones posteriores a su salida del centro asistencial, es decir cuando estuvo bajo custodia policial".
 
reacción. Sergio Giglio habría intentado robar a un motociclista.
 
Fuente: La Capital