Causa sorpresa encontrar cada día historias tan importantes como olvidadas y que tienen a nuestra institución y sus hombres como protagonistas. Se suele hablar poco de ello y se documenta menos. FOTO: Helicóptero Hughes 500 requisado durante el conflicto a la empresa Raca y utilizado por pilotos policiales santafesinos.
 
Por Alberto Martínez (*) 
 
Así un día podemos enterarnos de que Vucetich pasó por nuestras filas; que Cayetano Silva también y pese a dejarnos la música de la grandiosa Marcha de San Lorenzo sus restos no fueron inhumados en el Panteón Policial por se “negro”. 
 
Hoy los invito a enteramos que los helicópteros Hughes 500 que hasta hace poco prestaban servicio y hoy duermen en el hangar de Sauce Viejo combatieron en Malvinas con pilotos de nuestra policía provincial. Los invito a conocer entre otros a Bertola y Viñuelas. 
 
Este trabajo que solo busca poner un alerta sobre la memoria que perdemos por diversos motivos no pretende se un trabajo de riguroso en lo científico ya que no es mi cometido, dejo ello para quienes se ocupan de esa disciplina tan importante. El Escuadrón Fénix A fines de 1978 Argentina y Chile se vieron involucrados en una escalada prebélica a raíz del diferendo limítrofe por el Canal de Beagle. 
 
Ambos países movilizaron fuerzas militares en preparación para un conflicto armado que finalmente no se produjo. En esa ocasión las Fuerzas Armadas de Argentina elaboraron un plan para convocar a pilotos civiles como así también personal de mantenimiento; del mismo modo, se iban a requisar aviones y helicópteros para reforzar el poder aéreo argentino. Según algunas fuentes, en esa ocasión se constituyó el Escuadrón Fénix con 140 aeronaves civiles requisadas, las cuales habían sido acondicionadas para realizar ataques con bombas de Napalm y ametralladoras improvisadas.1 El conflicto armado no llegó a producirse y el Escuadrón Fénix fue disuelto. 
 
El Escuadrón “Fénix” renace nuevamente durante la guerra de las Malvinas contra Gran Bretaña en 1982. Estuvo integrada por personal civil y aeronaves requisadas a empresas privadas y organismos estatales, y sirvió en tareas diversas durante el conflicto. Cumplió una importante labor y fue disuelta tras la guerra. El Escuadrón Fénix voló 780 horas durante la guerra. Realizó 14 misiones de guiado de escuadrillas de ataque táctico y bombardeo, 28 misiones de retransmisión de comunicaciones y 123 misiones de diversión.
 
La unidad creada para servir en una situación de emergencia fue disuelta a comienzos de julio de 1982, pocas semanas después que la guerra terminara con la rendición de todas las fuerzas argentinas en Malvinas. En consecuencia los aviones y el personal civil fueron desmovilizados. Policías santafesinos Nuestros pilotos Oficial Ayudante Oscar Alberto Bertola y Oficial Subayudante Sergio R. Viñuelas de la Policía de la Provincia de Santa Fe actuaron con la aeronave Hughes 500 LV-LOM RACA S.A. al que se sumaron otros trabajadores del Estado Santafesino en otras dos aeronaves gemelas las LV-LTH y la LV-LTG que pertenecen al Gobierno de la Provincia de Santa Fe y estaban tripuladas por los pilotos civiles Asdrubal A. Cimadevilla, Carlos C. Fórmica, Francisco N. Cupelin y el mecánico Hugo F. Widder respectivamente. 
 
Estas aeronaves, en las que me toco el honor de tripular en misiones de observación para el Comando Radioeléctrico de la UR II durante la gestión de D. Mariano Savia como jefe de Policía y Reynaldo Andrada en el CRE estuvieron hasta hace pocos años en servicio y hoy están raleadas del servicio y depositadas en los hangares del Aeropuerto de Sauce Viejo. 
 
Diadema Argentina Nuestros pilotos en calidad de oficiales de policia (aunque la ley aeronáutica los reconoce como pilotos civiles mas allá de la función policial) fueron destinados a la pequeña localidad de Diadema Argentina, al sudoeste de la ciudad de Comodoro Rivadavia y formaron parte del Batallón de Aviación de Combate 601 del Ejercito Argentino (previo paso por la 7ma Brigada Aérea de la Fuerza Aérea Argentina que fue la unidad original de destino). Historia olvidada Quizás dentro del llamado “proceso de desmalvinización” al que nos estamos reponiendo los argentinos que buscamos estas pequeñas pero grandes historias; la suerte de los Hughes y la Brigada Aérea Policial no fue distinta al ingrato tratamiento del personal policial y de la gobernación involucrada en esta gesta. 
 
Nadie se ocupo o preocupo por ello. Por ello resaltamos que tenemos nuestra historia, nuestros héroes y mártires que reivindicamos y esta es la profunda idea de esta nota. Bertola y Viñuelas viven en la ciudad de Santa Fe, con el ultimo hoy tuve un primer contacto mas que agradable recordando y verificando estas noticias, una entrevista a publicar quedo para próximos días a la que se podria sumar el “gordo” Bertola como cariñosamente recuerda a su amigo de toda la vida. Los detalles estarán para esta entrega próxima. 
 
Otras fuerzas También hubo mas policías en este mítico escuadrón aéreo y estaban los pilotos y aeronaves de la Policía Federal Argentina que antes de 1982 la policía había adquirido 4 BO-105 A en 1972,3 BO-105CBS,de fuselaje alargado equipadas con motores Allison 250C-20B de 420hp cada uno, entre 1979-82,un avión Guaranì biturbohélice, equipado con Turbomeca Bastan de 1013hp,matrìcula LQ-JXN, hasta 1981 que fue vendido a la Fuerza Aérea, en 1975 un avión Cessna 206(LQ-BAD)hasta 1981 y en 1979 se adquirió un Citation II(LQ-MRM).La misión de éste escuadrón aéreo va desde la fotografía aérea, rescate y apoyo, estudios aéreos, vigilancia, misiones sanitarias, apoyo a las comunicaciones, control de disturbios. Los BO-105 están equipados con GPS y modernos sistemas de mando y son usados como patrulla, misiones, sanitarias y transporte. Los BO-105 y el Citation I los usan para traslados vip y enlace rápido. 
 
Actuación en Malvinas Pocos sabrán que el escuadrón aéreo federal tuvo una importante actuación en el conflicto; la legislación de Argentina prevé que todo piloto comercial o privado puede ser movilizado, al igual que todos los aparatos civiles que fuesen necesarios. La Policía Federal puso a disposición del esfuerzo bélico no sólo a efectivos terrestres, sino a la totalidad de sus medios aéreos. 2 BO-105CBS y 2 BO-105 A fueron enviados a distintos regimientos del EA en la Patagonia. Pintados con un esquema camuflado, estuvieron al mando de un capitán piloto del EA y recibieron las matrículas AE-301 al 304.Allì efectuaron misiones de búsqueda y rescate, reconocimiento, enlace y estaba previsto armarlos con coheteras para enviarlos a las islas. Los otros BO-105 permanecieron en Buenos Aires conformando con otros aparatos de la FF.AA.SS., una reserva operativa a disposición de los altos mandos, e incluso se previó la instalación de lanzadores de cohetes y ametralladoras, pero la posterior resolución del conflicto impidió el artillado de los BO-105. 
 
Fue trasladado al sur, el Citation I, junto a 6 pilotos, siendo asignados dentro del Escuadrón Fénix para llevar adelante junto a otros aviones de su tipo las misiones de guiado de escuadrillas de combate de la FAA, reconocimiento, saturación de defensas y señuelo en apoyo de las fuerzas propias. Varias de las operaciones de reconocimiento implicaron un gran riesgo para el avión, incluso una desarrollada en Junio, concluyó con el derribo con un SAM Sea Dart de un Learjet que, minutos antes, había reemplazado en el sector al Citation de la Policía. Otra versión dice que la Dirección de Aeronavegación Oficial de la Provincia de Buenos Aires (ex- DABA) destaco a Río Gallegos al LQ-MMW y al LV-AND, afectados a las operaciones del Ejercito en el continente. Para dicha ocasión fueron repintados en verde y por lo menos el LQ-AND recibió de matricula provisional AE-710. 
 
(*) Editor Responsable APROPOL Noticias